Las partes de un implante dental

Las partes de un implante dental, básicamente son tres, a saber está primeramente el cuerpo en sí del implante dental, que va insertado en el hueso del maxilar, luego tenemos el pilar, que es una pieza que engrana el cuerpo con la corona, y finalmente la corona, que es la parte que va a reemplazar la pieza dental perdida, la cual debe tener el mismo color de las demás piezas para que pase por desapercibido, y no se note que es una pieza de reposición.

Cada vez crece el número de personas que recurren al sistema de implantología para reponer su dentadura perdida, en primer lugar es una de las soluciones más prácticas, donde el paciente, no se va a ver expuesto a que se le corra la prótesis mientras habla o mientras come, en segundo lugar los implantes se ven mucho más naturales que una prótesis removible, y en tercer lugar, no hay que sacrificar otras piezas buenas para sujetarlos.

¿Quiénes pueden disfrutar de implantes dentales?

Bueno, podemos decirles que, quienes pueden disfrutar de implantes dentales, son todas aquellas personas que ya disfruten de su segunda dentadura, o sea que ya hayan mudado los dientes de leche, pues la dentadura permanente, ya tiene el tamaño que va a tener la persona toda su vida ya que los dientes no crecen.

De esta manera podemos decirles que a los niños ya se les puede implantar dentadura después de haber mudado. En todo caso, es la solución más viable para un menor que haya perdido su dentadura permanente.

Hoy en día muchas personas mayores que utilizaban prótesis removibles, han optado por esta alternativa para mayor comodidad y sobre todo para una mejor apariencia personal. De igual manera las personas que han sido implantadas, tienen mayor seguridad al masticar y al hablar que las personas que tienen prótesis, y que en muchos casos, se han visto en situaciones incomodas.

¿Qué efecto psicológico puede tener un implante dental?

Con respecto a que efecto psicológico puede tener un implante, le diremos que realmente ninguno, con el tempo una persona implantada, se le olvida que lleva algo artificial en su boca, mucho menos en su cuerpo, los implantes llegan a resultar tan naturales, que las personas no sufren las inclemencias de una prótesis y sus correspondientes dificultades, no nos podemos ni siquiera imaginar a un niño con una prótesis, en primer lugar estaría expuesto a perderla, en segundo lugar podría cargar con un trauma para toda su vida si llegara a sufrir algún percance en público.

Por lo tanto en caso de algún accidente, o alguna enfermedad que obligara a una persona a perder su dentadura natural, nada mejor que un implante bien sea parcial o total, para enfrentar la vida de la manera más sana y natural.

En cuanto a al coste, puede ser un poco más elevado, pero si hacemos un recuento, tomando en cuenta que los implantes son generalmente para toda la vida, a la larga saldrían más económicos.